Hablemos de emprender, de autónomos y de prevención de riesgos laborales (PRL), en España porque hay mucho que aportar y compartir.

El número de autónomos a final de 2016 era de 1.700.909. (Fuente: INE).

Más de 100.000 nuevas empresas se crearon en España en 2016. (Fuente: VVAA).

Seguramente la prioridad de un emprendedor es sobrevivir al primer año y no tanto cumplir con las exigencias normativas en esta materia. Veamos este dato: “el fin de la actividad empresarial afecta a más del 20 por 100 de las empresas creadas en su primer año de vida y transcurridos cinco años, el número de empresas que permanecen en la actividad se sitúa en torno al 40 por 100.” (Fuente: Consejo Económico Social, Informe 3/2016)

Autónomos y PRL

Como primera aproximación, si eres autónomo y no tienes trabajadores a tu cargo, estás  excluido de las obligaciones que establece la Ley de prevención, pero con matices.

Por ejemplo, en sectores con riesgos especiales, como la construcción y los oficios anexos, las exigencias normativas son lógicamente mayores y afectan a los autónomos que sean subcontratados de varias maneras.

PRL y SPA

Entre otras muchas siglas y acrónimos, en el “mundo de la prevención” manejamos el término SPA (Servicio de Prevención Ajeno). Estas entidades acreditadas por la autoridad pública competente, son las que pueden y a las que se debe acudir para el asesoramiento y el cumplimiento de las obligaciones en esta materia.

En la plataforma SERPA (https://explotacion.mtin.gob.es/serpa/pub/inicio) encontrarás a todas las entidades acreditadas.

Emprendimiento sin riesgos

Obviamente ningún trabajo es inocuo desde la perspectiva de los riesgos laborales. Volviendo al emprendimiento por sectores, “el mayor número de proyectos, un 34 %, se sitúa en empresas orientadas a ofrecer productos y servicios a otras compañías, como por ejemplo: servicios financieros, marketing y publicidad. Le siguen, con un 31%, empresas enfocadas en internet o servicios web.” (Fuente: Emprendedores.es)

Desde el punto de vista preventivo significa que entre los riesgos laborales a los que estará expuesto un emprendedor, probablemente destaquen los derivados del uso de pantallas de visualización de datos, en todas sus variantes. Estos riesgos nos sitúan en el campo de la Ergonomía. Dispones de un portal temático dedicado a esta disciplina en la web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT): http://www.insht.es/portal/site/Ergonomia2/

Muy probablemente el emprendedor se vea sometido a un volumen de actividad alto, especialmente al principio de la actividad: “La persona percibe que no dispone de recursos suficientes para afrontar la problemática laboral y aparece la experiencia del estrés.” (Fuente: INSHT, Estrés laboral). También el INSHT tiene un portal temático para los riesgos psicosociales: http://www.insht.es/portal/site/RiesgosPsicosociales/

Emprendimiento con riesgos laborales

No quiero dejar la falsa idea de que los emprendedores están sólo sometidos a los riesgos derivados del uso de  PVD y al estrés. La realidad esté lejos ser así, porque el emprendimiento se da en muchos sectores en los que intervienen máquinas, vehículos industriales, trabajos en altura, manejo de sustancias tóxicas, manipulación manual de cargas de forma intensiva, posturas forzadas,… y una larga lista de situaciones de peligro.

Para aquellos emprendedores en los que los riesgos laborales están acentuados por el uso de equipos de trabajo peligroso o por condiciones de trabajo con  riesgo, la recomendación es informase, formarse, minimizar el riesgo e incorporar hábitos de autoprotección.

Por otra parte, el Estatuto del Trabajo Autónomo, que a veces pasa desapercibido, contempla diferentes situaciones del autónomo, especialmente en lo referido a los autónomos dependientes y a los subcontratados, que describe un marco de protección que hay que tener en http://www.buy-trusted-tablets.com cuenta, cuando sea el caso. También se puede ampliar información sobre el particular en el documento del INSHT: “Trabajadores autónomos: perfil sociodemográfico y siniestralidad laboral, 2013”.

No está solo en PRL

En otra entrada de este blog podemos hablar de los recursos públicos para llevar a cabo las obligaciones “formales” en materia de PRL, para pymes de hasta 25 trabajadores.

Fdo. Miguel Ángel de la Fuente.

© 2018 CSP Judiciales